jueves, 3 de marzo de 2016

Cuentas pendientes con el cielo...


Quién me iba a decir a mi que antes de que acabase el año Dios se iba a llevar consigo a la persona más importante de mi vida y más aún de la forma en la que fue.
Podría utilizar esta entrada para pedirle que me lo devolviese argumentándole el porqué de mil formas diferentes, pero sé que no serviría de nada porque ya lo intenté antes y después de que sucediera.
Solo le pido a él y a todos los que están con él que me lo cuiden como nosotras lo haciamos aquí, y aún así, eso será poco para lo que se merece.
Y, si de verdad él me está viendo,espero  que me perdone por no parar de llorar su ausencia pero es que me es imposible seguir sin él. Sé que le partía el alma verme así, pero que no se enfade, ni se preocupe que lloro a escondidas para cumplir sus palabras: "Las mujeres no lloran, y tú no eres una niña". Decirle también que le quiero y le querré igual o más que antes, que estoy y estaré de por vida orgullosa de él.
Y a Dios, que sigo esperando que me expliqué el motivo por el que se lo llevó hace ya cinco largos meses...

PDT: Cuídamelo bien porque te has llevado a un ángel, a mí ángel y no te puedes hacer una idea de lo vacía que me dejaste desde aquel día...
 


 Una parte de mi, se fue contigo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario